Falleció Ananias Maidana, uno de los presos políticos de más largo encierro bajo la dictadura de Stroessner


La Liga Argentina por los Derechos del Hombre rinde merecido homenaje a Ananias Maidana, luchador incansable por la democracia y la justicia social para el pueblo paraguayo del cual era uno de sus representantes más éticos, lucidos y coherentes.

Encerrado una y otra vez  por los regimenes dictatoriales que sufrió el pueblo paraguayo, llegó a estar 17 años seguidos en  una celda de 1.7 por 4.7 junto a otros quince compañeros de lucha en lo que los represores denominaron con cruel ironía “el panteón de los vivos” y sumó un total de 24 años de prisión en su vida.

En ocasión de realizar el Seminario sobre la proyección actual de la Operación Cóndor en la ciudad de Asunción, por un conjunto de organizaciones entre los que nos contamos,  Ananias participó como uno más de los panelistas, aportando sus opiniones profundas y su experiencia política inigualable.

La causa de los derechos humanos en América Latina, la causa del socialismo y la Segunda Independencia de los pueblos, pierde a un protagonista de primera hora, y nuestros pueblos ganan un ejemplo de vida, de lucha y de coherencia, en la que nos podemos mirar como ejemplo para todos.

Ananías murió hoy en su Paraguay querido y ha comenzado a ser leyenda, bandera de los pobres, emblema de los democratas, inspiración para todos los que quieren una América Latina que merezca ser vivida.

La Liga Argentina por los Derechos del Hombre se une al dolor de su pueblo y se solidariza con su familia, con sus compañeros de toda la vida del Partido Comunista Paraguayo y de todas las organizaciones sociales y de derechos humanos a las que honró con su militancia incansable

LIGA ARGENTINA POR LOS DERECHOS DEL HOMBRE

En el juicio de La Pampa la Ladh pedirá que se condene por Genocidio a los represores. Declaraciones de Schulman a La Tosca, la radio de los trabajadores


Viernes, 29 de Octubre de 2010 08:49

Escrito por Juanjo

Correo Imprimir PDF

Se lo dijo a Plan B el secretario de la Liga Argentina  por los Derechos del Hombre, José Schullman. Reiteró su cuestionamiento a los médicos que colaboraron con la dictadura y pidió que se juzgue a los colaboradores civiles.

Schulman pidió que el gobierno despida al médico Aragón

En los estudios de Radio La Tosca, 95.1 Mhz, el secretario de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, José Schulman, dijo que “lo que ocurrió en La Pampa como en el resto del país fue algo más que una suma de delitos sino que fue un genocidio”.

La querella de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre, la organización con mayor experiencia en juicios contra represores, pedirá la condena por “genocidio”, un delito internacional clasificado crímenes contra la humanidad. Se entiende por genocidio cualquiera de los actos perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional.

“Además de pedir condena por los delitos largamente probados lo que ocurrió en el país fue un genocidio. No aumenta el monto de la pena sino para establecer que lo que pasó fue la destrucción de un grupo nacional como tal y ocurrió para reorganizar un país”, agregó Schullman.

El referente de la organización de DDHH insistió con la condena a los médicos que colaboraron con la dictadura. “Aragón tiene que ser condenado por represor. Si la provincia de La Pampa quiere dar una señal de que le importan los derechos humanos, tiene que echar ya al represor Aragón”, había dicho en el mes de julio, cuando el juicio estaba por comenzar.

Esta mañana, en Plan B por Radio La Tosca, 95.1 Mhz, recordó que los médicos fueron “colaboradores” y que se hará justicia cuando se condene a todos los colaboradores civiles. “Esta dictadura fue posible gracias a la colaboración de sectores civiles y políticos. Esos también son responsables”, añadió.

“El juicio confirmo todas las acusaciones y demostró que en La Pampa hubo Terrorismo de Estado. También el compromiso de la derecha del PJ antes y después del golpe participó en la confección de las listas de los detenidos”, finalizó.

Declaración de la Liga ante la muerte de Néstor Kirchner


La Liga Argentina por los Derechos del  Hombre expresa su profundo pesar y acompaña a la presidenta de la nación Dra. Cristina Fernández de Kirchner y a su familia, al dolor del pueblo y de la militancia peronista o no que se sumaron al proyecto encarnado en el ciclo político abierto en el 2002, ante el inesperado fallecimiento del Dr. Néstor Kirchner.

La anulación de las leyes de la impunidad sancionadas por Alfonsín y sostenidas por Menem y de la Rúa, la transformación de la Esma y otros Centros clandestinos de detención, tortura y exterminio en espacios de memoria, la reivindicación de la generación de luchadores victimizados por la dictadura y el despliegue de juicios contra algunos de los responsables del Terrorismo de Estado, son algunas de las banderas históricas del movimiento de derechos humanos que el Dr. Néstor Kirchner apoyó desde su gobierno ganándose el respeto de los luchadores y el odio contumaz de los genocidas y los defensores de la impunidad.

Otras acciones encaminadas a fortalecer la integración latinoamericana o a atenuar las consecuencias económicas sociales del modelo neoliberal capitalista que propugnó la dictadura y desplegó Menem, tuvieron el mismo efecto: reconocimiento por parte del movimiento popular y odio por los afectados.

Se trata ahora de sumar esfuerzos en procura de profundizar el rumbo, terminar con todas las impunidades empezando por la de los asesinos de Mariano Ferreyra, concretar la prometida redistribución de la riqueza y fortalecer nuestra hermandad con los pueblos latinoamericanos sabedores que ese será el mejor camino para cerrar el paso a una derecha que no deja de soñar con la revancha de tantos “agravios”.

En esta hora de prueba para la democracia argentina, comprometemos nuestro esfuerzo y nuestro aporte unitario a abrir de par en par las puertas de la Memoria, la Justicia y la Verdad que el Dr. Kirchner contribuyó a abrir y cerrar para siempre el camino para los cultores de la muerte, el olvido y la dominación al servicio del Imperio.

LIGA ARGENTINA POR LOS DERECHOS DEL HOMBRE

Graciela Rosenblum, presidenta

José Schulman, secretario

Ante el asesinato de Mariano Ferreyra, la Liga, el Serpaj y el Medh decimos….


Repudiamos y condenamos este hecho, que nos remite por su motivación e impunidad a los asesinatos de la Triple A, a la masacre de Ezeiza así como a tantísimos otros hechos criminales que los poderes mafiosos enquistados en algunos grupos sindicales y políticos han cometido en el pasado y no dudan en repetir en el presente para amedrentar y reprimir a las organizaciones obreras y estudiantiles así como a otras agrupaciones que nuestro pueblo creó para luchar por su dignidad y legítimos derechos.

Que quienes no dudaron en agredir criminalmente y asesinar a otros obreros fueran miembros de un sindicato de obreros –a juzgar por todos los testimonios que se recibieron hasta ahora- es un hecho de gravedad absoluta, y demuestra la infamia, la barbarie y la impunidad instalada entre quienes
deberían –y pretenden- representar a las y los trabajadores de nuestro país.

La gravedad del hecho adquiere dimensiones difíciles de superar si tomamos debidamente en cuenta, que los trabajadores agredidos son aquellos, cuya precariedad laboral y de vida es resultado directo de las políticas de vaciamiento y cooptación del estado por los poderes del capitalismo
globalizado y sus cómplices locales así como de la privatización y enajenación del patrimonio y la soberanía de nuestro pueblo.

Que –aparentemente- la propia policía habría sido cómplice del hecho al haber creado una “zona liberada” sin intervenir para frenar el ataque salvaje a los obreros tercerizados provoca dudas profundas acerca de la “democratización” de las fuerzas de seguridad de nuestra Nación.

Si en su momento, en el marco de la desaparición forzada de Julio López, el ex gobernador bonaerense Felipe Solá admitió que son cientos los efectivos de la Policía Bonaerense en funciones que cumplieron órdenes en los Centros Clandestinos de la dictadura, no sorprende la enorme cantidad de hechos criminales sucedidos en la provincia que quedan sin resolver, entre muchos otros la desaparición impune de Luciano Arruga, y tenemos derecho a pensar que similar situación ocurre en la Policía Federal, tal como el escándalo de la Policía Metropolitana insinúa.

Ante esta realidad es incomprensible que un gobierno, que se precia de haber realizado progresos importantes en el respeto y la defensa de los derechos humanos, no actúe firmemente para aislar y desautorizar decididamente aquellas corporaciones sindicales, que son herederas directas de los grupos del corporativismo de la violencia, que en el pasado actuaron clandestinamente y bajo la impunidad de las sombras del poder.

Del mismo modo –si quiere defender realmente la democracia y sus instituciones- debiera distanciarse decididamente repudiando a aquellos políticos tanto del conurbano bonaerense como de feudos provinciales, que siguen utilizando métodos de dominación  de nuestro pueblo basados en un clientelismo extorsivo y violento.

Creemos que la negativa a reconocer la Central de Trabajadores Argentinos y a cientos de organizaciones gremiales no alineadas con la CGT debe ser uno de los primeros pasos a revertir en el camino de garantizar a los trabajadores el derecho que la Constitución Nacional le otorga a todos los ciudadanos de la Argentina: elegir libremente a sus representantes.

Exigimos por ello el esclarecimiento urgente y total del asesinato de Mariano Ferreyra así como la condena de los actores materiales e intelectuales del mismo.

Pero esto no podrá ser más que un primer paso: Estamos plenamente convencidos, que la defensa de la dignidad y soberanía de nuestro pueblo así como el respeto y la construcción de una democracia verdadera y perdurable con justicia,  libertad y fraternidad exigen, que quienes representan a nuestra nación e implementan las políticas que determinan de modo fundamental las vidas de sus habitantes demuestren un absoluto rechazo y condena a cualquier grupo de poder que recurra a la violencia y a la persecución para reprimir los legítimos derechos de las y los más pobres de nuestras hermanas y hermanos, a exigir lo que según la Constitución Nacional le corresponde.

La experiencia histórica y los intentos golpistas en Venezuela, Bolivia y Ecuador, frustrados por nuestros pueblos hermanos, así como el Golpe de Estado perpetrado en Honduras, nos mueven a reafirmar nuestro compromiso con la democracia y un sistema económico y social que esté realmente al servicio de las y los más pobres de nuestro pueblo, contra las derechas vernáculas y los renovados intentos de dominación del Imperio, sus organismos financieros y sus medios de desinformación y propaganda  globalizados.

La resistencia de los pueblos de nuestro continente demuestran, que el poder imperial y sus aliados de las derechas locales pueden ser derrotados, si enfrentamos decididamente cada una de sus agresiones. Hoy para nosotros una parte importante de esa lucha se concentra en impedir la impunidad de la que aparentemente gozan los asesinos de Mariano Ferreyra y el desenmascaramiento y condena de los grupos económicos, sindicales, políticos, militares y policiales que históricamente han estado detrás y han sido cómplices de cada agresión del imperio contra nuestro pueblo.

Por ello finalizamos diciendo:
Nos solidarizamos con la familia de Mariano Ferreyra y también con sus compañeros de trabajo, estudio y militancia.

Nos comprometemos a seguir luchando como lo venimos haciendo desde hace décadas por un país,  en el que todas las políticas de gobierno estén orientadas y se realicen considerando primordial- y fundamentalmente los derechos y el interés superior de las y los más pobres, desprotegidos, expoliados y reprimidos por el sistema capitalista vigente.

23 de octubre de 2010

LIGA ARGENTINA POR LOS DERECHOS DEL HOMBRE

Graciela Rosenblum y José Ernesto Schulman

MOVIMIENTO ECUMÉNICO POR LOS DERECHOS HUMANOS

Pastor Arturo Blatesky
SERVICIO DE PAZ Y JUSTICIA

Adolfo Perez Esquivel

Y por qué Reutemann y Obeid defienden a quienes asesinaron militantes peronistas como Alicia López?


La expulsión de Eduardo Ramos y Mario Facino del Partido Justicialista se inscribe en el proceso de luchas populares por la Memoria, contra el olvido; por la Verdad, contra la instrumentación de la historia a favor de los poderosos y por la Justicia, contra la Impunidad.

No es para nada concesión graciosa o voluntaria de quienes en su momento propusieron a Brusa como Juez Federal, a Correa (nombrado por Obeid en 1996) y Bernhart (sostenido por Reutemann y Obeid) en la Secretaría de Seguridad de la Provincia a pesar de haber sido activos oficiales de Inteligencia, el sector más despiadado del Ejercito en la aplicación del Plan Sistemático de Terrorismo de Estado que se viene demostrando en los juicios en curso.

No hace demasiado tiempo que el stablishment santafecino defendía la honra del ex Juez Federal Víctor Brusa y del ex Obispo Eduardo Storni en solicitadas que han quedado como prueba del compromiso del Poder Real con los ejecutores del Genocidio.

Si el Pejota desestimó por más de trece años el pedido de sus propios afiliados, sobrevivientes del Terrorismo de Estado, y tardó casi un año en cumplir con una obligación democrática básica que es separar de toda institución comprometida con el orden constitucional a quienes lo quebraron en beneficio de un bloque social que ha defendido su impunidad desde entonces, aún después de la condena judicial; conviene valorar adecuadamente el efecto cultural que los Juicios están teniendo socialmente; y es que –como decía Foucault- el Derecho genera verdad y las condenas conseguidas colocan un piso de verdad socialmente aceptada que nos permite soñar con avanzar en la reconstrucción de la historia, y no solo de los hechos del 76 sino también del cómo fue que los represores terminaron siendo funcionarios gubernamentales o electos en cargos trascendentes como Bussi o Patti.

Que Reutemann de cuentas de por qué propuso y sostuvo a Brusa en el Juzgado Federal y por qué Obeid hizo lo mismo con Correa y Bernhart es un paso ineludible en la lucha contra la impunidad, y ésta, se sabe es el mejor camino contra las derechas y sus pretensiones de acabar con los Juicios y revertir todos los pasos positivos que se han dado a nivel nacional y provincial.  No es un problema del pasado, es una cuestión del futuro porque para que haya democracia verdadera, en el sentido de todos los derechos para todos, es imprescindible terminar con las continuidades del Genocidio que son hoy amenazas para la democracia. No es un problema de peronismo/antiperonismo ni mucho menos acciones gorilas, sino todo lo contrario, el único camino para que la línea divisoria entre los argentinos sea entre los partidarios de la democracia verdadera y la liberación nacional efectiva, causa por la que tantos y tantos compañeros peronistas (y ahora pienso en Alicia López)  fueron exterminados por personajes tales como Facino y Ramos. La pregunta que sigue sin contestar: es por qué los defienden los que se dicen peronistas como Reutemann y Obeid?

Si hablamos de Papel Prensa, la dictadura y El Independiente de La Rioja….no nos olvidemos de Alipio Paoletti y de los que se robaron el diario


La directora de Papel Prensa, en representación del Estado nacional, Beatriz Pagliari, ha denunciado que la empresa proveedora del papel para los diarios ha discriminado a El Independiente de La Rioja.  La propia presidenta Cristina Fernandez asumió la denuncia y resaltó que el diario riojano es una cooperativa, como para reforzar el supuesto carácter nacional y popular del diario riojano[1].

Todo bien, pero ni Pagliari ni Cristina nombran a Alipio Paoletti, quien fuera fundador del diario y él mismo promotor de la primera y única cooperativa de trabajo que editaba y edita un diario.

A ver si se entiende, Alipio Paoletti un porteño guevarista, admirador de Agustín Tosco y amigo del Obispo Angelelli, propietario del diario riojano desde 1959 lo transforma en una cooperativa de los trabajadores pasando él mismo a ser uno más de los socios cooperativos en 1971 como respuesta a los ataques de la derecha fascista y como un modo inédito de ejercer la coherencia militante..

Desde allí combate al interventor en La Rioja de la dictadura de Onganía (que tuvo transitoriamente al hermano de Menem como secretario de gobierno, de paso, recordemos un poco la historia real de la “democracia riojana”) y enfrenta el desembarco de la derecha fascista que no solo activaría los grupos de tares sino que impulsaría un diario, El Sol, que clamaba contra Angelelli, Paoletti y todos los compañeros riojanos que por entonces buscaban torcer el destino de “provincia pobre que debe vivir de la limosna porteña”.

El comodoro Estrella, al frente de la base del Chamical se pondría al frente del “combate” que se cobró varias vidas, entre ellas las del mismo Obispo Angelelli y obligó al exilio de Paoletti, mientras encarcelaba a decenas de luchadores riojanos, como el actual secretario de la Asociación de Maestros y Profesores de La Rioja y de la Central de Trabajadores de la misma provincia, Rogelio de Leonardi.

En 1970, Paoletti publica en forma de separata un ensayo titulado “Cien años de Colonia”[2] donde demuestra de una vez y para siempre que La Rioja no es pobre sino empobrecida y que sufre un proceso de doble colonización, por parte del imperio británico y de la oligarquía porteña; de esa doble dominación surge un modo de ser de la burguesía riojana cuya expresión más pura fue Carlos Menem: presentarse como serviles y útiles al dominador, mostrarse como capaces de conseguir la ayuda porteña que sostenga las finanzas provinciales y la red de corrupción que lleva siglos de vigencia, acaso desde la derrota del Chacho Peñaloza y Felipe Varela, luchadores por la causa americana.

Y eso fue lo que hicieron un grupo de socios de la cooperativa El Independiente poco antes del  regreso de Alipio Paoletti del exilio: lo expulsaron de la cooperativa utilizando una renuncia falsa, avalados por la estructura represiva de la dictadura que todavía regía en La Rioja para 1983.  Lo acusaron de “abandono de trabajo” y hasta tuvieron el tupé de inscribir en la falsa renuncia que “renunciaba de por vida al ejercicio del periodismo” desnudando la pluma fascista que fingía la renuncia.

Entre los impulsores de la resolución cooperativa había un contador que llegaría a Ministro de la Nación, se llamaba Herman González, por entonces era democristiano y luego sería uno de los laderos de Carlos Menem, o sea…..[3]

Los actuales titulares de la empresa riojana jamás reconocieron el despojo, son por lo tanto herederos de aquella acción dictatorial, tan repudiable como la compra compulsiva de las acciones de Papel Prensa por parte de Clarín, La Nación y sus cómplices de ayer y de hoy.

Pero flaco favor se hace a la causa contra el monopolio de los medios de comunicación al avalar el despojo que sufriera Alipio Paoletti, aquel que con sus papeles del exilio escribiera el dossier más valioso sobre la dictadura, “Como a los nazis, como en Vietnam” un libro que se convirtió en consigna y que hoy persigue a los usurpadores de El Independiente que serán alcanzados, más temprano que tarde, por el reclamo popular de Memoria, Verdad y Justicia para el Obispo Angelelli y los 32 desaparecidos riojanos, pero también para el fundador de la cooperativa El Independiente, perseguido por la dictadura y despojado de su puesto de lucha por una banda de miserables funcionales a la dictadura y el menemismo que hoy fingen un súbito ataque de nacionalismo popular que solo pueden creer los ingenuos, los desinformados o los oportunistas de siempre.


[1] Pagina 12, 4 de octubre de 2010, edición online

[2] La Asoc. de Maestros y Profesores lo editó como libro en 1997

[3] La Rioja que resiste. Educación y  lucha de clases. Amp ediciones. 2002. de José Schulman. Hay una edición on line gratuita en www.cronicasdelnuevosiglo.wordpress.com